Viviendas en Tarifa

Las mejores viviendas en Tarifa (Cádiz)

Si estás buscando tu nueva vivienda en Tarifa, con nosotros podrás acceder en primicia a las mejores oportunidades. Cada vez que se inicia el estudio y desarrollo de una promoción inmobiliaria contamos con una lista preferente de demandantes, para así optimizar los costes de la vivienda o casa. Puedes inscribirte en esta lista de forma gratuita pinchando en el siguiente botón.

VIVIENDAS de Protección Oficial en TARIFA

Si quieres optar a una vivienda de protección oficial en Tarifa ahora lo tienes más fácil que nunca. Solo tienes que inscribirte en nuestro formulario y automáticamente te inscribirás en la lista para las próximas promociones de viviendas de protección oficial.

Este tipo de viviendas supone una gran ventaja para él comprador ya que obtiene un precio notablemente inferior al del mercado inmobiliario. A cambio, la viviendas tiene una obligación de uso especial : Debe de ser el domicilio habitual del comprado y si quisiera revender la vivienda, el precio estará fijado por la administración, quien además posee derecho preferente de compra. 

En Tarifa la administración pública dispone de suelos destinados a VPO y puede promover la venta de estos suelos en concurso público.

adosados, casas y pisos en TARIFA

Conseguir un piso, una casa o una vivienda libre en Tarifa a un buen precio es posible con nuestro sistema bajo demanda. Dado que promovemos las viviendas necesarias para la demanda existente, ni una más ni una menos. Así conseguimos optimizar los costes y construir edificios de forma optimizada en los que la relación calidad – precio se impone.

Dentro de nuestros servicios inmobiliarios en Tarifa también encontrarás asesoramiento jurídico y bancario para ayudarte a conseguir la mejor financiación para tu nuevo hogar. 

Cooperativas Propietarios de viviendas

cooperativa de propietarios en TARIFA

Además somos especialistas en la gestión de cooperativas de propietarios, una gran oportunidad para la promoción de nuevas viviendas. En este tipo de promociones se crea una entidad sin ánimo de lucro formada por un grupo de personas que comparten básicamente la necesidad de una vivienda y se unen para acceder a ella en las mejores condiciones de calidad y coste posible. 

Para conseguir este fin, la cooperativa puede adquirir, parcelar y urbanizar terrenos y realizar aquellos trabajos, obra y servicios que sean necesarios. Además de la promoción de viviendas, gestionamos la conservación y administración de estas viviendas y zonas comunes.

¡Accede en primicia a las nuevas promociones en Tarifa!

Conoce antes que nadie las mejores oportunidades inmobiliarias en Tarifa. Aún incluso cuando están en fase inicial o de desarrollo. Inscribirte aquí te dará la ventaja de conocer las nuevas promociones que se están gestionando en Tarifa.

¿Tienes dudas a la hora de adquirir tu nueva vivienda en Tarifa?

La vivienda de protección oficial o vivienda protegida es una vivienda que ha sido promovida por la administración publica. La cual cuenta con diversas ventajas según la promoción. Tienen un coste más bajo que el de mercado y pueden tener grandes facilidades de financiación.

Cuando una vivienda es clasificada como VPO, tanto el constructor/promotor como el comprador reciben ciertos beneficios, a cambio de los cuales quedan sujetos a ciertas condiciones legales durante el tiempo de clasificación de la vivienda como VPO.

  • El constructor se compromete a no vender la vivienda por encima de un precio máximo fijado por la administración. Estos precios suelen estar bastante por debajo de los precios de mercado.​ A cambio, recibe una serie de beneficios, incluyendo la financiación de una gran parte del proyecto (hasta el 80%) a un tipo de interés bajo. En ocasiones, la administración impone al constructor la edificación de VPO como condición para permitir la edificación de vivienda libre.
  • El comprador obtiene una vivienda a un precio notablemente inferior al del mercado (en ocasiones también subvenciones económicas para la compra). A cambio, la vivienda tiene una normativa de uso y venta especial: primero, debe ser el domicilio habitual del comprador. Segundo, si el comprador quiere revender la vivienda, el precio está fijado por la administración, quien además posee derecho preferente de compra.

Las limitaciones más importantes son:

  • Obligatoriedad de destinarla a domicilio habitual y permanente, lo que conlleva no pasar más de tres meses fuera en el cómputo anual, salvo autorización expresa.  
  • Se debe ocupar en un cierto periodo desde su entrega, normalmente un año en el caso de las viviendas en propiedad.
  • No se puede vender libremente.
  • No se puede alquilar libremente.
  • Si se quieren acometer obras de reforma, éstas también están sujetas a autorización.

Estas limitaciones tienen efecto durante el tiempo que se extienda la protección.

En cuanto a esto, dependerá de la legislación vigente en ese momento en cada comunidad autónoma: 10 o 20 años son plazos habituales.

Si se quiere disponer libremente de la vivienda antes de que terminen el plazo establecido se debe solicitar una autorización previa a la comunidad autónoma y, además, devolver todas las ayudas que se hayan recibido (estatales, autonómicas y/o municipales), más los intereses legales correspondientes. Hay que tener en cuenta, además, que tampoco se podrá vender o alquilar a precio de mercado. Por lo tanto, habrá que estar a la redacción de las normas autonómicas para calcular el precio máximo establecido tanto para la venta o como para el alquiler.

Una vez aprobada esta solicitud, la vivienda se da por descalificada, se convierte en vivienda libre y, por consiguiente, se puede disponer libremente de ella.

Para acceder a una vivienda protegida en la comunidad de Andalucía es necesaria la inscripción previa, en este caso en el Registro Municipal de Demanda de Vivienda Protegida de cada ayuntamiento, en el enlace se puede encontrar dónde hacerlo en cada caso. Los requisitos genéricos son:

  • Ser mayor de edad.
  • No ser titular de una vivienda en propiedad, ni estar en posesión de la misma en virtud de un derecho real de uso o disfrute vitalicio.
  • Acreditar unos ingresos que no excedan:
    • 5,5 veces el IPREM para la vivienda en propiedad.
    • 2,5 veces el IPREM para el alquiler.
    • 3,5 veces el IPREM para el alquiler con opción a compra.
Las viviendas libres son las que han sido construidas por empresas o particulares sin ninguna ayuda del sector público. Por lo tanto su precio se rige por la ley de la oferta y la demanda.

Se trata de una agrupación de personas que comparten básicamente la intención de adquirir una vivienda y se unen para acceder a ella mediante la autopromoción, en las mejores condiciones de calidad y precio posibles.

La nota característica de una cooperativa es la ausencia de ánimo de lucro mercantil, ya que su finalidad principal es la adquisición de una vivienda a estricto precio de coste.

Pero sobre todo la cooperativa es la empresa participativa por excelencia, es decir que los socios cooperativistas a través de las asambleas toman las decisiones que afecten a la promoción de las viviendas.

La Cooperativa de Viviendas comporta la doble condición de sociedad y empresa promotora. El cooperativista, por lo tanto, es socio de la sociedad cooperativa y como tal copropietario de la misma y, por otra parte, es adjudicatario y usuario de una vivienda.

Una vez constituida la Sociedad ante el Notario, los socios fundadores de la misma a traves de su consejo rector (Presidente, Vicepresidente y Secretario, que son socios elegidos entre los propios socios para representar a la sociedad cooperativa), contratan los servicios de una empresa Gestora que cobrará unos honorarios por la prestación de sus servicios integrales de asesoramiento jurídico, técnico, comercial y financiero. La Gestora no actúa por tanto como empresa promotora, sino que en este sentido, el promotor indirecto de su vivienda es el propio socio que a su vez, se convertirá en adjudicatario de la misma.

Esta doble condición hace que deba asumir los derechos y deberes que implica pertenecer a la cooperativa.

En todo caso la profesionalidad de la sociedad gestora se convierten en la máxima garantía para el éxito de cualquier promoción. Por esta razón es imprescindible tener en cuenta estos factores a la hora de contratar los servicios de una sociedad de este tipo

 

1. VENTAJAS ECONÓMICAS:

Entre las ventajas que supone ser socio de una cooperativa de viviendas, hay que citar, en primer lugar, el ahorro económico que supone la autopromoción de viviendas pues promueven a estricto precio de coste.

2. MAYOR PARTICIPACIÓN:

Además, el socio participa desde el momento de su incorporación a la cooperativa en cada una de las etapas por las que atraviesa la promoción a través de las asambleas.

De esa participación intensa nace el interés que las cooperativas de viviendas siempre han tenido, no solamente en conseguir la máxima calidad en la realización de las viviendas.

3. MAYOR AUTONOMÍA:

Por último, supone otra importante ventaja, el hecho de que los socios puedan modificar los proyectos en algunos aspectos, siempre por acuerdo mayoritario, y realizar mejoras en la calidad de sus viviendas.

La nota característica de una cooperativa es la ausencia de ánimo de lucro mercantil, ya que su finalidad principal es la adquisición de una vivienda a estricto precio de coste.

Pero sobre todo la cooperativa es la empresa participativa por excelencia, es decir que los socios cooperativistas a través de las asambleas toman las decisiones que afecten a la promoción de las viviendas.

La Cooperativa de Viviendas comporta la doble condición de sociedad y empresa promotora. El cooperativista, por lo tanto, es socio de la sociedad cooperativa y como tal copropietario de la misma y, por otra parte, es adjudicatario y usuario de una vivienda.

Una vez constituida la Sociedad ante el Notario, los socios fundadores de la misma a traves de su consejo rector (Presidente, Vicepresidente y Secretario, que son socios elegidos entre los propios socios para representar a la sociedad cooperativa), contratan los servicios de una empresa Gestora que cobrará unos honorarios por la prestación de sus servicios integrales de asesoramiento jurídico, técnico, comercial y financiero. La Gestora no actúa por tanto como empresa promotora, sino que en este sentido, el promotor indirecto de su vivienda es el propio socio que a su vez, se convertirá en adjudicatario de la misma.

Esta doble condición hace que deba asumir los derechos y deberes que implica pertenecer a la cooperativa.

En todo caso la profesionalidad de la sociedad gestora se convierten en la máxima garantía para el éxito de cualquier promoción. Por esta razón es imprescindible tener en cuenta estos factores a la hora de contratar los servicios de una sociedad de este tipo

La compra de una vivienda supone un desembolso económico importante, quizá el más importante a lo largo de toda la vida, por lo que a los compradores es natural que le surjan miedos y dudas sobre todo en lo que concierne a las garantias. Los futuros socios cooperativistas tan solo entregarán las aportaciones ecónomicas obligatorias una vez que:

• La cooperativa esté legalmente constituida ante Notario e inscrita o pendiente de inscripción en el Registro de Cooperativas de la Junta de Andalucia, o si es de ámbito nacional en el Registro de la Dirección General de Fomento de la Economía Social del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. La inscripción se puede comprobar solicitando información al Registro correspondiente.

• Posea una cuenta bancaria abierta de titularidad de la cooperativa en la que se ingresen las aportaciones de los socios. Normalmente esta cuenta estará abierta en la misma entidad bancaria que participe en la financiación de la promoción.

Las aportaciones económicas entregadas por cada socio cooperativista en la cuenta bancaria de la sociedad, deberán asegurarse por una compañía de seguros, seguro que la cooperativa deberá facilitar cuando se cumplan los hitos de la promoción que se son exigidos por ésta.